jueves, 24 de febrero de 2011

Portada de un libro que no existe

Pensando en cómo podría yo aprovechar la imagen de una cebra se me ocurrió en ponerle el arcoiris, eso me recordó a los gays y de ahí se me ocurrió esta portada que bien podría existir de verdad.

1 comentario:

Scarpa dijo...

jajajaja que duro!. me ha parecido muy divertido