lunes, 19 de marzo de 2007

Concentración



Aquí otro dibujillo de cuaderno de instituto (y aún me quedan muuuuuchos más). Lo maqueté hace poco y, entre otras cosas, le quité un signo del Yin-Yan que con el budismo no pega nada pues es un signo taoista. Tampoco pegaban mucho las cúpulas de la catedral moscovita que puse al fondo. La verdad es que no sé en qué estaba yo pensando para meterle una catedral ortodoxa rusa a un dibujo de un monje budista meditando. Solo faltaba ya Poncio Pilatos mandándole crucificar al pobre.

8 comentarios:

...gemita!... dijo...

...eres consciente de que no hay tal dibujito??...

yo estoy en todas partes!

Luca dijo...

¿Cuál dibujito dices Gemita? Si es por lo de la catedral ortodoxa y el Yin-Yan es que los quité porque no pintaban nada ahí.

Si es que...que deprisa leéis por dioss jejeje.

...gemita!... dijo...

ah que no, que no... que es que no me salía el dibujito en general... =S

Mazo dijo...

A mí tampoco me sale. ¡No puedo verlo! ¡¿Por quéeeeeeeeeee?!

Mazo dijo...

¡Ah vale! Ya lo he visto, perdón.

Luca dijo...

Sí, yo tampoco sé que pasa con este dibujo que aparece y desaparece cada dos por tres.

Debe ser cosa de la meditación.

iSRa dijo...

A mi ayer no se me veia, hoy ya si, mu chulo... aunque un poco lioso lo de los moscovitas...

Luca dijo...

Se dice por ahí que un día fue un occidental gilipollas a sacarle una foto a un lama tibetano. Se dice que el susodicho lama expresó al fotógrafo que no quería ser captado por su cámara pues las fotos roban el alma. El fotógrafo, tomándole por supersticioso primate subdesarrollado, desoyó su apelación y sacó una foto al lama en plena concentración.

Tiempo después, al revelar la foto, se podía ver el lugar donde estaba el lama pero sin el lama. Se hizo invisible con su mente.

Debe ser eso lo que le ocurre al dibujo, intentad verlo cuando esté menos concentrado y baje un poco la guardia.