martes, 27 de febrero de 2007

Un tio fumando



Este es otro de esos dibujos que he rescatado de las polvorientas carpetas de mi habitación en estos últimos días. Como muchos de ellos, no tiene historia alguna, o lo que es lo mismo, tiene todas las historias que se pueda uno imaginar, solo hace falta elegirla.

En aquella época yo acostumbraba a dibujarles esas deshilachadas humaredas de algún cigarrillo colgado de una mano. Luego lo cambié por no repetirme más que el ajo.

3 comentarios:

kap dijo...

En el fondo, todos nos repetimos como el ajo, o más. Hasta que encontramos otra cosa nueva que nos gusta dibujar, y la vovemos a repetir hasta la saciedad!

JOrE dijo...

... Pues a mi el humillo me mola, vuelve a practicar el humo'style!!

iSRa dijo...

Ja,ja, hombre el humillo tiene su encanto, pero se puede variar, a mi la verdad me gusta, pero claro... no hay que repetirse mucho