sábado, 24 de febrero de 2007

Tovarich



No se por qué hace unos 10 años me dio una extraña fijación por dibujar mariscales soviéticos y de Europa del Este en general. La verdad es que no es de extrañar pues en aquella época dormía por el día y por la noche me quedaba despierto leyendo comics del yugoslavo Enki Bilal y viendo pelis de Eisestein. Por otro lado siempre me llamaron la atención esos abrigos gigantes, esos gorros de piel con chapas oxidadas de las CCCP y esas cejas esteparias de los soviéticos estereotipados por años de guerra fria.

Un día de estos pondré el mismo dibujo pero coloreado.

2 comentarios:

iSRa dijo...

Sip, la verdad es que los mariscales sovieticos tienen cierto encanto... no se puede negar...

Luca dijo...

y el marisco del Mar Negro ni te digo jeje